31.1.06

Sólo por joder

Métete en tus asuntos y no me jodas

Estoy hasta las narices de que me digan qué navegador debo usar. Me da igual si es para romper monopolios, para favorecer el software libre o para la puta que los parió. No me gusta que me digan lo que debo hacer, y cuanto más insistan, menos cambiaré. Que les jodan.

30.1.06

El joven Lovecraft


Bonfires burning bright
Pumpkin faces in the night
I remember Halloween
Halloween-een-eeen!
(Seguimos adelante, como cada lunes, con la saga de Halloween de Lovie).

28.1.06

Mujeres

Mujeres

Estaba ojeando "La luna de Metrópoli" y me han llamado la atención un par de cosas. En primer lugar, la reseña de la nueva película "
¿Cuánto me amas?", protagonizada por una -como no- bellísima Monica Bellucci. Comenta el director: "Escribí el guión pensando en ella. Estaba deseando filmarla desnuda". Toma, así da gusto ser director.

¿Recuerdan a la guapísima
Olivia Hussey? Fue la preciosa Julieta de Zeffirelli y luego le perdimos la pista... Ahora resulta que en los cines la tenemos interpretando a ¡Teresa de Calcuta!, que, para más inri, fue una producción de 2003 para televisión. Ay, omnes ferunt...

Guapa, aunque me recuerda a su padre...

Pero bueno, al menos nos quedan otras joyas de juventud, como Sophie Auster, la hija de quien ya saben, que acaba de sacar su primer disco. No está mal, la chica. Si quieren echarle una oreja al álbum, denle aquí.

27.1.06

250 aniversario del nacimiento de Mozart


No seáis tontos, celebradlo escuchando algo.

25.1.06

Conversaciones con el señor Donhostia

Hace poco terminé el libro que me recomendó Félix, "El señor Donhostia", de Carlos R. Pavón, que ha ganado el premio Cafè Món 2005 y ha sido editado por La Bolsa de Pipas. Si bien me acerqué con reticencia a él porque lo que había leído anteriormente como anticipo en la revista no me había gustado mucho, reconozco que finalmente el libro me ha conseguido enganchar. Pavón nos ofrece una reconstrucción de la personalidad del señor Donhostia, un heterodoxo escritor, a base de fragmentos de conversaciones con él, de aforismos y opiniones que van desde la política al sexo, pasando por meditaciones sobre la muerte o la poesía, siempre críticos, siempre mostrando un punto de vista que busca ser polémico, pero que no tiene porqué ser real. Aquí van algunos fragmentos:

"El único efecto positivo de los libros es que cuando pasas sus páginas el aire de la habitación se renueva."
Reflexiones

"-¿Pintura? Dudo mucho que existan ahora pintores verdaderos. Últimamente lo único que veo son instalaciones. Los pintores se han convertido en una especie de escaparatistas."

"Un arte está en decadencia, o al menos es lo que muchos pretenden, cuando se prefieren los intérpretes a los creadores, y las reposiciones a los estrenos."

"-¿Y los escritores de nustro tiempo, le interesan? -le pregunté en una ocasión.
-Nunca hay que mirar a los lados, siempre al frente -me contestó."

"El mejor final para una escena de amor: un vello púbico columpiándose entre los labios."

A mí personalmente me interesan las venas de humor que a veces aparecen en boca del señor Donhostia, a medio camino entre la greguería y el humor más grouchiano:

"Se puede conocer el grado de sofisticación de una ciudad por el color de sus taxis"
Comentario

"¿Cuál es su cuadro preferido? -pregunté ingenua, queriendo averiguar si prefería a Velázquez o a Picasso. Y esto fue lo que me respondió: 'La tabla periódica.'"

"Tengo el codo injuriado."
Hace juegos de palabras hasta con el spanglish.

Un libro diferente, extraño e interesante. Enhorabuena por la publicación a Carlos R. Pavón, al jurado y a la editorial. Échenle un
vistazo, vale la pena.

23.1.06

22.1.06

Cosas que nunca le dije

Cosas que nunca le dije

Una vez envié unas poesías a un concurso local, no recuerdo cuál. Antes del fallo del jurado, me llamaron de la organización. El hombre que hablaba conmigo se interesó un poco por quién era, qué había hecho, esas cosas. Uno de los poemas que envié decía algo así como:

La memoria es una bahía
arenosa y desierta
en la que entrevemos el casco roto
de un naufragio olvidado.


En eso, este señor me pregunta "¿Usted piensa que la vida es un naufragio olvidado?". Me quedé de piedra. Lamentablemente, no soy de esas personas que tienen el comentario exacto para decir en el momento precioso, así que entre titubeos le intenté aclarar que aquello era poesía, que no tenía por qué pensarlo. Creo que no le acabé de convencer, pero de todas formas me inquietó bastante el hecho de que como jurado de un concurso de poesía hubiera alguien que de verdad pensara que para Baudelaire los poetas son albatros o que Vallejo nació un día que Dios estaba enfermo grave.

19.1.06

Las rarezas del pato gris

Las rarezas del pato gris

Tanto
Lle como Rasselas me incitan a escribir cinco extraños hábitos que tenga. Vaya por Dios. Ahí van:

· Escuadriñar en las fotos de las entrevistas qué libros tiene el entrevistado en su librería.

· Cuando veo una palabra que no significa nada, darle la vuelta por si se lee al revés (típico ejemplo: alucard).

· Siempre que como, sentir el gusto de dos alimentos al mismo tiempo (carne y patata, arroz y gamba, galleta y chocolate).

· Dormir sin los pantalones del pijama.

· Llamarme humanista, pero contabilizar libros chorra en mi lista de lecturas anuales, como libros de cuentos o cómics.

18.1.06

De Springfield al cielo



Se está preparando un nuevo capítulo de Los Simpson y el invitado especial esta vez es... ¡Cisne Negro! Desde las mazmorras de Palma (por ser un sucio activista) a Springfield, por cortesía de Oink. Haced vosotros vuestro propio muñecote aquí. (Espero que se os parezca más que éste a mí).

17.1.06

Cerrando 2005 (II): libros

Aprovecho la invitación que me brinda mi querida corsaria
Jueves, capitana de La Hispaniola. Ciertamente no ha sido un año muy productivo, ya que, con el perdón de Schmittiano, apenas he llegado a la treintena de libros. Pero bueno, qué le vamos a hacer. En la lista no se incluyen los cómics, que ciertamente doblarían la lista, pero a partir de 2006 los voy a contabilizar, porque, caray, ellos lo valen.

· Con Borges, de Alberto Manguel. Interesante revisión a la época que el escritor pudo compartir con el maestro argentino, haciéndole de lector.

· Wilt no se aclara, de Tom Sharpe. La última entrega -por ahora- de la saga de Wilt es hilarante como siempre. Sharpe sabe como nadie jugar con ese humor gamberro que le caracteriza.

· Diario de signos, de Cristóbal Serra. Una de sus obras emblemáticas, inclasificable dietario. Para entrar en el mundo del autor mallorquín más universal.

· ¡Ánimo, Wilt!, de Tom Sharpe. Llevado por la última novela, me agencié la segunda, que aún no había leído.

· Amphigorey y Amphigorey también, de Edward Gorey. ¿Qué decir que no se haya dicho ya? En mis archivos encontrarán
lo que escribí en su día. Simplemente, un clásico, un autor de culto.

· Tombuctú, de Paul Auster. Una de sus obras menores, pero no exenta del toque del autor. Quizá la más floja de las novelas que he leído de este autor.

· Antología de cuentos de la India y el Tíbet y 101 cuentos de la India, de Ramiro Calle. Edaf tiene en su colección "Arca de Sabiduría" un verdadero compendio de lecturas sumamente interesantess. Esta recopilación tiene mucho que enseñarnos. Olvídense de los autores new age (Coelho, Bucay y toda la pesca) y vayan a las fuentes, maldita sea.

· Crónicas diminutas, de Josep Maria Aguiló. Del periódico
UH hay sólo dos cosas que valen la pena: los artículos de Enrique Lázaro y los de este autor, además de amigo, el último romántico, verdadero espíritu larriano.

· El profeta y Aforismos, pensamientos y divagaciones, de Khalil Gibrán. Gracias a E. pude entrar este año en la obra de Gibrán. Meditaciones necesarias para seguir en pie en este mundo.

· Tened miedo... Leyendas urbanas de terror. Una buena recopilación de leyendas urbanas, nuestros nuevos mitos contemporáneos, aunque algo sucinta. Hubiera preferido más leyendas y no que de las que se presentan se nos den todas las variantes regionales.

· Presó de silencis, de Carme Bennàsar. De los libros de poesía que he leído este año, éste me ha sorprendido gratamente.

· Com la sequera, de Víctor Gayà. Éste con más razón aún. Un libro magnífico, con una voz poética clara y rotunda.

· Som lletjos, de Román Piña. Nuestro gamberro autor hace memoria de su infancia y nos ofrece este cuadro de la Palma de los 60. Interesante.

· Lady sings the blues, de Billie Holiday. Para los amantes del jazz, esta autobiografía nos adentra en lo que fue quizá la mejor voz de este estilo.

· Un vigilante junto al muerto, de Ambrose Bierce. Una segunda lectura, más contemplada y ordenada, ha jugado a favor del Bierce más macabro.

· Sonets transcendents, de Quevedo-Bordoy. ¿Es necesaria una traducción al catalán de los sonetos de Quevedo? Quizá sí, quizá no.

· Kibblah, de Albert Herranz. Yo tengo otra idea de poesía bastante diferente de la de este autor.

· Buenos días, pereza, de C. Maier. Prescindible totalmente.

· El libro de la almohada, de Sei Shonagon. Vaya tostón, madre mía.

· Londres, de David Torres. Un interesante poemario que se articula ante un itinerario sentimental por la capital de la niebla.

· El halcón maltés, de Dashiel Hammett. Puro género.

Y mis recomendaciones de este año son:
· Historias de fantasmas de un anticuario, de M.R. James (Valdemar). Un autor clásico del género de fantasmas con unas historias de terror victoriano irrepetibles. El dominio que tenía de la historia y de los libros antiguos le permitió usarlos en su provecho para escribir escalofriantes relatos. Es más que probable que toda la mandanga de libros malditos que utilizó Lovecraft lo sacara de este autor. De lo mejor.

· Leviatán, de Paul Auster (Anagrama). Ésta sí es una de sus grandes obras. Reseña foránea aquí.

· Monstres, de Josep Lluís Aguiló (Moll). Un poemario excelente, ganador del premio Joan Alcover 2004, que revisa en clave poética mitos y monstruos de nuestro tiempo. Si algún día lees esto, Josep Lluís, me gustaría contactar contigo.

16.1.06

El joven Lovecraft

A veces los planes no salen como uno esperaba. Nuevo lunes, nueva lovie-tira de "El joven Lovecraft". Por cierto: hace poco nos enviaron los dos últimos fanarts de la serie. Se trata de una fantástica ilustración de Rickrd y una pequeña tira de Ryan Spencer que hace crossover con su personaje Bluboy. Disfrutadlo todo.

15.1.06

Los peores ismos

Los peores ismos

Me fastidian los nacionalismos. Los de toda clase. El presidente del Tribunal Supremo equipara aprender catalán a bailar sevillanas: para él es igualmente accesible, es un enriquecimiento personal, más o menos folclórico. Del otro lado, los políticos locales se rasgan las vestiduras porque en las fiestas patronales de Palma, que ahora se inician, desfilen figuras de los Simpson, en vez de los tradicionales cabezudos, como si a alguien le importara, es más, como si a algún niño le importara un rábano el cabezudo o el gigante vestido de payés. Otros periodistas (en mayor medida los de Balears, qué cansinos) se quejan de que en tal gala de IB3 no hubiera ningún artista que cantara en catalán.
Siempre dando vueltas a lo mismo. No es extraño que personas que de nacionalistas tienen más bien poco prefieran ver la predicción del tiempo en Tv3: al menos en esa cadena nuestra región no es ninguneada o directamente velada por la figura del meteorólogo. Incluso las Canarias tienen su rinconcito a la izquierda, pero las Baleares se quedan ocultas por el señor que diligentemente maneja el botoncito de las pantallas digitales.
La última vez que estuve en Madrid, y más concretamente en los cursos de El Escorial (y ahora me repito de forma parcial), sentí lo que era ser considerado "de provincias" y notar qué es que te miren por encima del hombro por decir que vienes de Mallorca. ¡Ja! Como si tuviera más mérito pertenecer a una ciudad llena de humo, de tráfico, de gente corriendo de un lugar a otro, empujándose por entrar en el metro.
Pero luego uno llega y ¿qué se encuentra? Con Miquel Segura escribiendo "... con el armonioso son de la lengua más bella del mundo, el catalán de Mallorca". Bueno, sí él lo dice... Con gente que quiere eliminar la Feria de Abril de Palma, pero aplaude que se realicen "castells"; gente que quiere que no se celebre el Día de la Hispanidad como recuerdo de un genocidio españolista, pero sí la masacre que realizó Jaime I cuando tomó la ciudad allá por 1229.
Así que os odio a todos por igual, bastardos.

13.1.06

Cristóbal Serra: elogio de la sencillez

Ayer fue un día de gala para las letras baleares: se le concedió el título de Doctor honoris causa a Cristóbal Serra, decano de nuestra literatura, heterodoxo universal, ermitaño urbano, poeta silencioso. Hemos de dar gracias por que la Universidad se ha dignado a conceder algo que merecía hace tiempo don Tòfol. Reivindiquémosle como uno de los más grandes de nuestro tiempo.
Félix y Azuldeblasto han comentado acerca del tema, así como los medios de comunicación. Aquí el archivo fotográfico de la UIB, y en un pdf, bibliografía de Serra, así como su discurso ("En torno a la auto expresión o elogio de la sencillez") y el pórtico-laudatio de Perfecto Cuadrado.

En la imagen, de izquierda a derecha: José Servera Baño, Avel.lí Blasco -rector de la UIB-, Cristóbal Serra leyendo el ensalmo para la higuera, antes de plantar un ejemplar del mismo árbol en el jardín del rectorado, y Perfecto Cuadrado.

10.1.06

Últimas lecturas

· Studs Kirby, de Peter Bagge. Salvo por la decepcionante serie "Mundo Idiota", Bagge es mi autor favorito del underground americano actual. Si "Odio" es una de mis series preferidas, que ha tenido altibajos cualitativos en su devenir, pero que retrata los 90 como nadie, (sobre todo en esos magníficos tres o cuatro primeros álbumes), en esta obra, que fue realizando paralelamente a su trabajo estrella, se le ve más comedido pero no exento de esa fuerza que le caracteriza. Studs Kirby -un locutor de radio "ultraconservador, alcohólico, colérico, partidario de las armas... ¡La voz de América en persona!"- y sus amistades son los protagonistas de estas historias cortas que no dejan títere con cabeza sobre esos valores de la América profunda. Quizá no sea una obra tan cómica como otras, pero uno se parte con las reacciones de ese cobarde hipócrita de Studs Kirby. A su lado, Mena parece un párvulo de colegio de monjas.

· Maison Ikkoku 8, de Rumiko Takahashi. Un tomo más bien flojito, que incide en el triángulo amoroso, pero sobre todo en las decisiones que todos los afectados por él deben de tomar. Un número entre aguas, con el regusto dulce-amargo de la serie.

·
Lamu (Urusei Yatsura) 1, de Rumiko Takahashi. Uno coge este tomo -de lo primero que realizó esta autora- tras el octavo de "Maison Ikkoku" y qué tremenda diferencia nota. Los años -y la experiencia- no pasan en vano. La Takahashi ya apunta lo que será su marca de la casa (enredos, destrucción de mobiliario escolar), pero aún le queda mucho por afinar. Estas primeras historias son precipitadas, rimbombantes, llenas de personajes exóticos, pero tienen ya el sentido de la exageración que será su característica más propia. Interesante por ahora.

·
Fábulas: Rebelión en la granja, de Bill Willingham y Mark Buckingham. [Contiene spoilers] Esta serie ha tenido muy buena crítica, pero no veo por qué. He de decir que no he leído su primer volumen y quizá sea por ello que me equivoque. La premisa de que los personajes de las fábulas viven cerca de Nueva York me parece interesante, pero quizá sería una idea mejor tratada si se la dieran a un cuentacuentos genuino como Neil Gaiman para desarrollarla. En este segundo tomo se nos cuenta básicamente la historia de Orwell, ambientada en el pueblo de las Fábulas. Lo que no acabo de entender es cómo, tras aplastar la rebelión, Blancanieves ejecuta a los cerditos malos y se queda tan a gusto. ¿Debe de ser que en vez de Nueva York, están dentro de los límites de California? Al lado de esta Blancanieves, Mena es un gamberrito de patio de colegio privado. En el apartado gráfico, Buckingham está correcto y se ha librado ya (si es que alguna vez lo tuvo) del lastre de Chris Bachalo.

· Blankets, de Craig Thompson. A la hora de afrontar lo que supone la lectura de un tomazo como éste, es decir, 35 euros, la biblioteca pública va muy bien. Craig Thompson nos hace partícipes de su infancia, de su primer e intenso amor, y de los pensamientos que debaten a uno en la adolescencia, todo con su magnífico trazo, que además se permite algunas complejidades narrativas, como la que enlaza la explicación del mito de la caverna de Platón con la desintegración de su relación amorosa. Una lectura obligatoria en lo que se refiere al género autobiográfico.

·
Iznogud: El gran visir Iznogud y Los complots del gran visir Iznogud, de Goscinny y Tabary. Que el alma de "Astérix" se encontraba en su guionista es algo que vemos muy claro al leer esta obra de Goscinny, que, acompañado del clásico Tabary, da rienda suelta a su talento narrativo en las historias cortas que conforman los álbumes del rastrero visir Iznogud. Humor clásico, viñetas de siempre, que no por ello dejan de ser efectivas. Algunas historias como la de "El genio" me han hecho reír de verdad.

9.1.06

El joven Lovecraft

Vamos dejando ya, por fin, atrás las fiestas navideñas. Todo el mundo se incorpora a sus quehaceres y a la lectura de blogs, ¡o eso espero! De momento, como cada lunes, nueva lovie-tira, en esta ocasión abriendo un nuevo miniarco argumental, con sabor sherezadiano... Ya lo veréis. El joven Lovecraft.

6.1.06

Varia

Varia

·Nos cuenta
Félix el alborozo que han provocado algunas prendas íntimas vislumbradas hace poco. Parece que, efectivamente, el tanga de Anne Igartiburu fue la atracción principal de Nochevieja y que ha dado que hablar en la red (aquí y aquí, por poner ejemplos rápidos de Google). ¿Estamos ante una nueva tradición de La Primera para la noche de fin de año, que se añade a la capa de Ramón García? Esperemos que sí.

·Y seguimos al hilo de
la Telaraña con la polémica imagen de la Unión Europea coronando el monte de Venus, que parece que ha herido susceptibilidades, pero no creo que más que las que provocara la obra original de Gustave Coubert (que me ha recordado también Félix, porque andaba yo algo despistado). ¿Cuál es el mejor, el original o la copia?

·
Ramón Buenaventura, que últimamente anda como algo "picado", se despacha a gusto en la crítica al último libro de Houellebecq. No tiene desperdicio, y parece que ya ha tenido algunas reacciones de sus lectores.

· Para terminar, unos de enlaces, para que no se diga. Una galería del decadente
Aubrey Beardsley en el proyecto Russian Gothic. O del esclarecido Von Stuck. ¿Qué Eterno eres? Haz el test y descubre que figura gaimaniana se esconde en tu interior. Y Hell of Sand, un juego online sencillo, extrañísimo, en el que uno no sabe muy bien qué ha de hacer (jugar a ser Dante durante un ratito, quizá), pero que engancha un montón.

2.1.06

El joven Lovecraft

Hay cosas que es mejor que el hombre no vea. Nuevo lunes, nueva lovie-tira de "El joven Lovecraft", fiel a su cita semanal. A ver si este año es el año de Lovie.

1.1.06

Cine en 2006 (I): "The Bow", de Kim-Ki Duk

Si este 2006 es tan pródigo en películas como lo fue el anterior, lo más seguro es que termine haciendo reseñas que digan "no recuerdo nada de esta película". Precisamente para evitar eso, y además, escribir un poco más de paja en este blog, este año intentaré hacer una breve reseña de las películas más interesantes del año, en su mayoría de importación o al menos que sean algo que se aparte un poco de los circuitos más comerciales. Así que empezamos con "The Bow".
El viejo y el mar... y el arco
En rigor, Kim-Ki Duk no es uno de mis directores asiáticos preferidos, pero a lo tonto, ya he visto seis de sus películas. ¿Poético, simbólico, desagradable? Desde luego, es uno de esos autores que no deja indiferente al espectador. En "La isla", nos proponía un drama en el que dos personas que se sienten culpables por sus vidas terminan unidas en una relación autodestructiva. En "Bad Guy", un perturbado se obsesiona con una chica y no cede hasta secuestrarla y prostituirla (y aún así, nace una relación entre ellos. Todo hay que decirlo, ésta no me gusto nada). En "Primavera, verano, otoño, invierno y primavera", somos testigos de la evolución de un pequeño discípulo que vive con su maestro en medio de un lago. Durante el año pasado pudimos ver también "Samaritan Girl" y "Hierro 3" (ver mi gran crítica en el post del mes pasado), y, si no voy mal, en España aún no se ha podido ver su último trabajo, "The bow".
"The bow" es una película que toma como punto de partida elementos de otras de las obras de Kim-Ki Duk: un anciano y una chica viven en una barca en el mar, (de modo parecido a lo visot en "La isla" y "Primavera, verano...") donde reciben a aficionados a la pesca para que pesquen desde su embarcación. El anciano recogió a la chica cuando tenía 7 años y planea casarse con ella cuando cumpla 17. Pero la chica está llegando a esa edad y con las visitas descubre que no todo se limita a los límites de la nave del viejo. A partir de ahí surgirá el conflicto. Duk es de esos autores que tiene un tema central en su obra: para mí es la soledad, el aislamiento, y las maneras que tenemos de evitarlo, del daño que nos hacemos, de los remordimientos, de la necesidad de escapar, de ser queridos. Sin duda, esta "The bow" (del arco de uno de los personajes, que, como su amor, agrede y reconforta según cómo es usado) no es de las mejores que ha firmado el director, pero vale la pena de vez en cuando ver buen cine asiático.
Un curioso modo de predecir el futuro
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...