6.11.10

Una de las cosas que más me gustan de dar clases en Secundarias, aparte de los ejercicios de creación literaria y el gusto de darles a conocer cosas que no sabían y ver cómo se les ilumina la cara, es el placer de redescubrir textos cuando uno prepara las clases o trabaja con ellos dentro del aula. Muchas veces me ha ocurrido que, releyendo un poema, ya fuera de Lorca, de Vallejo, de Garcilaso, o de cualquier otro escritor en español, descubro nuevos matices que no había advertido antes, no puedo evitar pensar lo bien escrito que está. Cómo todo encaja, cómo cada palabra, cada metáfora está en su sitio. Es maravilloso. Gracias al extrañamiento que produce la situación, el tener que leerlo de nuevo como si fuera algo nunca visto, o bien al tener que comentarlo e intentar que ellos vayan más allá de las letras, el texto sorprende por su fuerza inusitada, como si, efectivamente, nos golpeara por primera vez. Me encanta esa sensación, aunque luego esa euforia literaria no la pueda compartir mis alumnos (yo creo que sí, al menos un poquito o superficialmente). Esos pequeños instantes de gozo, de maravillarse a uno mismo, son una de las cosas por las que seguir trabajando en la enseñanza. Qué grande es la literatura, qué genio se ha de ser para dejar aunque sólo sea un verso memorable que lo resuma todo...

5 opiniones:

AnnaRaven dijo...

:)

Alvaro dijo...

Totalmente de acuerdo con todo lo que pueda estar de acuerdo de lo que dijiste.

Me gusta cuando puedo encontrar, al menos a medias, la entonación que un poeta ha querido darle a su obra. O cuando alguien más lo hace, y pruebo, y me doy cuenta de que de esa forma queda muy bien. Para dar un ejemplo: la recitación de Arturo puig (actor argentino) del sublime poema 20 de Neruda. Búsquenlo en Youtube. Es increíble.

Alvaro dijo...

Otro: la recitación de Billy Drago del poema de Poe "El cuervo" en el clip de Mariano Cattaneo "The raven". Hasta ahora no lo pude encontrar. Sólo lo vi una vez en televisión. Si alguien lo encuentra completo que avise. Sólo hay una muestra de 48 segundos dando vuelta.

Sonja dijo...

Se ve que disfrutas con tu trabajo, eso los alumnos lo captan perfectamente.
Recuerdo haber odiado el latín durante dos larguísimos años y el tercero llegó a gustarme mucho porque tuve una profesora que cuando nos enseñaba a traducir "La Eneida" lo vivía de una manera increible.

Esta clase de profesores como tú sois los auténticos, los que llegan a los alumnos y se acuerdan de ellos aunque pasen los años.

Aitor Maiden dijo...

Qué gozada saber de un profesor que siente pasión por su labor. Enhorabuena.
Me identifico contigo tanto en la literatura como en el cine, redescubrir pasajes antes visitados pero en los que profundizas y aprecias nuevos matices, tonos, referencias,... Es maravilloso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...