5.8.09

Iván Bilibin, maestro del fin de siglo


Iván Bilibin fue un ilustrador ruso cuya fama saltó a finales del siglo XIX cuando realizó las ilustraciones para los volúmenes de los Cuentos populares rusos que el folclorista Afanasiev había recopilado. Conocí su arte precisamente en la edición que Anaya hizo hace muchísimos años de esa obra, editada en tres partes. Aparte del fantástico trabajo que Afanasiev hizo en dicha recopilación (a pesar de que era una edición infantil-juvenil, Anaya tuvo la feliz idea de incluir un estudio del mismo autor que, un poco someramente, a la manera de Propp, hacía una sistematización de los cuentos de hadas rusos), y de leer con delicia los propios cuentos, lo que realmente me subyugaba de esos volúmenes eran las ilustraciones que incluían. Bilibin, imbuido del fin de siglo como debía de estar (había estudiado en el Munich del Judgenstill), sus dibujos suelen llevar marcos de preciosistas motivos ornamentales.

Entre 1902 y 1904 Bilibin viajó por el norte de Rusia, donde quedó fascinado por la arquitectura antigua de madera y el folclore ruso. La capacidad de Bilibin para fusionar la fiebre ornamental del modernismo con los motivos decorativos eslavos es sublime. Y no sólo eso: los temas épicos, la predilección por el elemento fantástico (la bruja Baba Yaga, el ave fénix), la representación de una naturaleza salvaje en todo su esplendor, hacen de Bilibin un consumado maestro en su arte.


Bilibin también realizó escenografías para teatro y ballet, como la imagen que tenéis aquí arriba, casi siempre con motivos de la naturaleza o escenarios urbanos (ciudades lejanas, de inequívoca silueta eslava) que hoy bien podríamos asociar en estilo y colorido a las obras de P. Craig Russell.



Otra influencia importante en su arte fueron los grabados tradicionales japoneses, los ukiyo-e. Ello puede evidenciarse en las composiciones sencillas de sus ilustraciones y de nuevo esa preponderacia de la naturaleza como elemento compositivo del tema.

Una de las ilustraciones más hermosas de la serie que Bilibin realizó para Afanasiev es ésta, insertada en el cuento Vasilisa la bella, culminación o ejemplo perfecto de lo que hemos mencionado: tanto en la composición (Vasilisa temerosa se adentra en el bosque, con una calavera como farol, y al fondo vislumbramos la siniestra casa de Baba Yaga, con pie de pata de pollo), como el ornato de motivos vegetales, como el cuidado detallismo y color de la escena.

Otra de mis ilustraciones favoritas de los Cuentos..., la que tradicionalmente lleva el nombre de El caballero negro. Nuevamente una obra maestra, donde, enmarcado por funestas sirenas, vemos avanzar amenazadoramente en el atardecer a un caballero de oscuro semblante. Tanto el caballo, negro como la noche, y su pose cansada pero también peligrosa impactan al lector.

Después de cortos períodos en El Cairo y Alejandría, se estableció en París en 1925. Ahí se dedicó a decorar mansiones privadas e iglesias ortodoxas. Seguía añorando su tierra natal y, después de decorar la embajada soviética en 1936, regresó a la Rusia soviética. Dio conferencias en la Academia Soviética de las Artes hasta 1941. Bilibin murió durante el sitio de Leningrado durante 1942. Moría así uno de los artistas rusos y europeos más dotados de la encrucijada finisecular.

Hoy en día no tengo ni la más remota idea de si sus grabados están recogidos en alguna edición disponible para su adquisición, los tomo de Anaya que os he mencionado son de alrededor de 1985 y están descatalogadísimos. Pero si algún día encontráis una edición ilustrada con los trabajos de Bilibin no dudéis en haceros con ella, ¡o al menos, avisadme!

(Pulsad cada imagen para verla mejor)

Enlaces:
· Ivan Bilibin, en la wikipedia.
· Galería en Fantasygallery.net. y Sur La Lune (aquí hasta podéis comprar camisetas...).

12 opiniones:

Dr. Wofyu dijo...

Si no voy equivocado, hicieron una colección de sellos (en rusia) con sus ilustraciones, ya que creo recordar que fue lo primero que ví de su obra.

La verdad es que ganan mucho las imagenes así de grandes y no en un recuadro de 2x2 con matasellos :p

Kalmia dijo...

Estos post tuyos ya me gustan , eh?
No le conocía :O De verdad, que rabia me da que en la uni pasen tanto del XVIII y del XIX (quitando las vanguardias =_=)

kyra dijo...

¿Quien tiene ese libro de cuentos de rusia???? MUaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

kyra dijo...

Siento ser repetitiva pero ahora mismo estoy ojeandolo de nuevo^^, y el cuento que mas me gustaba de peque era el que tu pones ahi Vasilisa la bella, estoy viendo justo esa ilustracion EA, EAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Cisne Negro dijo...

Jejeje, me alegro de que tú también seas una de las afortunadas... El cuento que citas es también mi favorito. Me quedó por poner el otro dibujo de Baba Yaga...

Por cierto, ¿tienes los tres tomos? Yo sólo tengo el 1 y el 3...

kyra dijo...

juas yo tengo el dos^^ y el uno creo que está en casa mis padres

MeDuSa The DollMaker dijo...

Uo! No lo conocía, me encanta!! Adoro ese estilo de cuento folklore ruso con ilustración de la misma índole. Es una pasada!!!

ballener0 dijo...

Recuerdo haber leído alguno de los cuentos que mencionas de pequeño, y aunque fuera la ilustración de la portada era del estilo de Bilibin...lo mismo era suyo. Me encantaría encontrar ese libro, yo creo que es lo único ruso que he llegado a leer aparte de Vania el Forzudo, que no recuerdo si el autor era ruso o no pero sí que era uno de los mejores libros que leí de peque.

Sergio A. Sierra y Meritxell Ribas dijo...

Muy buenas, caballero. Casualidades de la vida el próximo relato ilustrado que Meritxell y yo estamos haciendo está ambientado en la cultura eslava, así que como puedes imaginarte fuimos directos al cuello del señor Ivan Bilibin entre otros. Bilibin tiene algo que te atrapa y te obsesiona. Es increíble. Al grano. Meri encontró en una biblioteca en Malgrat de Mar la edición en catalán que aquí editó Lumen. Estuve buscando esa edición, o la castellana de Anaya, sin éxito; llevaba años descatalogada. Después de que Meri me convenciera para no robar el libro de la biblioteca :P
y tras ofrecer almas a Arioch di en Amazon con la pequeña pero preciosa edición de Gillian Avery en Children's Classics Everyman's Library. Y me hice con ella, je,je. Y como te lo mereces ahí tienes el enlace para verlo y comprártelo:

http://www.amazon.com/Russian-Everymans-Library-Childrens-Classics/dp/0679436413/ref=sr_1_2?ie=UTF8&s=books&qid=1265925064&sr=8-2

Disfrútalo.
Un abrazo enorme.

Malapata dijo...

Buscando una ilustración para poner junto al cuento El soldado y la Muerte de Afanasiev he llegado por casualidad a esta entrada que me ha permitido conocer a Iván Bilibin.
Gracias.

Cisne Negro dijo...

Para eso estamos, Malapata. Saludos.

GABRIELA dijo...

AHHHHHHH! Que bueno encontrarme con tu publicación. Yo de pequeña no tuve mucho acceso a éstos cuentos, solo a algunos. Pero esos que conocí eran precisamente con ilustraciones de éste excepcional artista. Bilibin... ¡Un maestro! Gracias por reencontrarme con cosas de mi niñez y un afectuoso saludo desde México.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...