30.8.09

De Crowley, El secreto, y otras hierbas psicológicas

Hace poco vi la versión en video de El secreto, el libro de autoayuda de Rhonda Byrne. Me llamó la atención la especie de comunidad que se ha formado en torno a esta especie de revelaciones secretas que conocían las grandes personalidades que ha dado la Humanidad. Para el que no conozca el libro original, se puede resumir rápidamente en que las cosas que le suceden a uno son atraídas por uno mismo. A partir de ahí, lo que quiera conseguir uno, sólo tiene que desearlo de verdad para que se ponga a su alcance. Todo lo cual me recordó bastante a las teorías psicológicas de visualización, pero sobre todo al legado mágico de Aleister Crowley. En la magia, la visualización del objetivo es también fundamental para su consecución (para su incorporación, en todos los sentidos, a la realidad), a la vez que el uso de sigilos o representaciones de ese objetivo que se lanza al exterior.

Con El secreto, dice uno de sus seguidores,
"Tu puedes tener, hacer o ser todo lo que quieras."
Lo que a mí me recuerda bastante al conocido lema de Crowley:
"Do what thou wilt shall be the whole of the Law." (Haz lo que quieras será toda ley)
Lou Marinoff, a la sazón autor del exitoso Más Platón y menos prozac (una diatriba a favor de la filosofía como mediación de los conflictos), escribe en Pregúntale a Platón:
"(...) Esto es ante todo una cuestión de voluntad. Visualice el tipo de lugar que necesita para llevar a cabo sus próximas tareas en la vida, para cumplir con su deber tal como usted lo concibe. El siguiente paso consiste en lograr que dicha visualización sea lo más clara posible y persista con terquedad para hacer realidad esa visión. Entonces el camino para hacerla realidad se irá materializando gradualmente".
Que conste que no considero a Marinoff otro chamán de la nueva era. La teoría de Marinoff consiste en desechar a la religión y a la psiquiatría como agentes actuales para el alivio del espíritu y poner a la filosofía en tal lugar. A pesar de ser una buena idea, sus libros (titulados en España como simples libros baratos de autoayuda: The Middle Way se convierte en El ABC de la felicidad...) no dejan de dar una cierta idea de que son tan sólo una promoción de su lucrativa idea del philosophic consultant. Pero, no nos desviemos, volvamos al tema: en el fondo, el fragmento de Marinoff (en el que presenta un caso particular real en la que un hombre cuyos vecinos no le dejan descansar se debate entre tomar represalias y mudarse a otro lugar) está hablando de la misma voluntad que Crowley. La película pseudo-documental What the bleep do we know? (¿Y tú qué sabes?) también va en el mismo sentido, asociando todo esto a la mecánica cuántica y a la "física de posibilidades", territorio que ni conozco ni del que creo que pueda hablar.

¿Diferentes formas de decir lo mismo? ¿Lavado de cara new age a un conjunto de viejos saberes? Porque en el fondo, ¿todo esto es lo mismo que rezar a Dios hasta que lo que se busca ocurre o decir aquello tan viejo de "si deseas de verdad algo lo conseguirás"? Opiniones, por favor...

Por cierto, el día en que empecé a escribir esto era el cumpleaños de Coelho. :P

5 opiniones:

Rorschach dijo...

Como era eso q decían... "el que la sigue la consigue"
Uoooohhh, grandes secretos de la metafísica y la autoayuda :p

PD: Joder, q casualidad!! Yo me voy a mudar y los vecinos hace un tiempo q no me dejan dormir! :p

KristOmertà dijo...

Si bien algo de terquedad e incomformismo son en cierto grado necesarios para impedir un estancamiento y aburrimiento vital, un exceso puede acabar en frustración y miseria personal. Con esta óptica (y guantes de cirujano) se han de abrir los libros de ésta índole, sabiendo a qué nos exponemos.
Sí, opino que es lo mismo una y otra vez... y sí puede recordar algo a Crowley y a la "voluntad" presente en la frase que mencionas; pero también hay que tener en cuenta las dudosas condiciones e inspiraciones que le llevaron a escribir el Liber al vel Legis donde aparece, y sobretodo las intenciones de dicho manuscrito...

Ignacio Carranza dijo...

Aquí en Argentina tambien se ha armado una suerte de "comunidad" entorno a este tipo y su "El Secreto"... comunidad de la cual forman parte muchos de los cabezas huecas con más exposición en los medios.

En fin, a mi me parece una avivada comercial más (a lo Coelho o Bucay) de un tipo que agarra muchos libros, los mástica y los vende como papilla (rebajada y desprovista de muchos otros nutrientes tras la digestión) a las ávidas masas de viejas especialmente jajaja!...

Un saludo desde Argentina!

agente_naranja dijo...

Hace un par de meses estuve en Colombia, y me entristeció ver a un antiguo amigo mio metido hasta las narices con el "temita" de Herbalife.
Curioso me pareció ver que en esta "empresa" les hacían leer libros similares a el mencionado El Secreto. Mi amigo, como no podía ser de otra forma, trató de "reclutarme" y hacerme leer dicho libro. Yo, después de dedicar dos horas a la tarea, salí a la calle, le compré el Calila y Dimna, y el día siguiente le dije que podía tirar a la basura el secreto, que el Calila y Dimna servía para lo mismo y era mil veces superior.

La fe es un tema que me pone a pensar bastante. Por un lado, creo que tener fe es algo bueno. Nada más hay que ver a tanta gente que por tener fe termina haciendo cosas grandes, por ejemplo aquel que inicia una empresa a pesar de los posibles contratiempos, porque tiene fe en la ayuda que Dios le proporcionará. O la gente que, movida por su fe, dedica su vida al auxilio de los menos favorecidos.
Pero por otra parte, tambien es malo creer en una cosa que no existe, mírese por donde se mire.

Entonces, ¿sería mejor erradicar la fe del planeta y arrancar de los ojos de todas esas personas el velo que cubre las partes desagradables de la sociedad, o debería dejarse que crean en amigos imaginarios, si eso les sirve para realizar labores en beneficio de ellos mismos o de los demás?

Ignacio Carranza dijo...

Pienso que la fe es positiva cuando te motiva a moverte (no a esperar que solo por "creer" las cosas van a suceder como uno quiere).

Y a mucha gente la fe le sirve para soportar el dolor o la angustia ontológica por ejemplo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...