5.6.11

¿Estás de acuerdo con los presupuestos del movimiento 15M?

La semana pasada (o no sé cuándo) os preguntaba si estabáis de acuerdo con la protesta de los grupos creados al amparo del movimiento 15M. La respuesta a la pregunta fue:

 Sí
  10 (62%)
No
  2 (12%)
¿Ein?
  4 (25%)

No me gusta hacer posts sobre política, considero que éste no es lugar para hablar de un tema así, y que además me interesa poco. Pero sí que creo que esta vez vale la pena hacer una excepción, puesto que creo que, dejándonos de si se trata de un movimiento manipulado y blablablá, estamos ante un momento histórico por cuanto por fin se deja sentir la voz de un conjunto de la población que dice basta a la actual situación, y que quiere soluciones, y que repudia frontalmente a toda la casta política.
Y ya que estamos en un momento en la que todo el mundo hace propuestas para salir de la crisis, yo voy a dar las mías. Insisto: a mí la política me interesa lo justo, y seguramente mis ideas son poco realizables o no se ajustan a la realidad, pero como opinar es gratis, y ya que parece que todo el mundo, por imbécil que sea, puede opinar de temas como el fútbol o la lengua, digo yo que también podré aportar mi granito de arena.
Las medidas que yo propondría para atajar el gasto serían los siguientes:
· Recorte en gastos de fiestas municipales, patronales, etc: en adornos, contratación de artistas, publicidad, etc. En su lugar, potenciación de la publicidad de los eventos a través de los medios de comunicación y las nuevas tecnologías, y no editar un programa de mano del que se hacen 500.000 ejemplares y que casi nadie usa.

· Recorte en la asignación de dinero a los partidos políticos para su promoción, publicidad, comidas para jubilados, etc.

· Recorte en viajes institucionales. Políticos viajando en clase turista, como el resto de curritos. Recorte en delegaciones internacionales de organismos locales.

· Recorte en coches oficiales: a compartirlos, o si no, a usar el transporte público o privado.

· Eliminación de privilegios de la clase política, como jubilaciones más provechosas que el resto de los trabajadores o sueldos vitalicios.

· Sueldos y horarios ajustados a la realidad, sin posibilidad de horas extras. 
· Bonificaciones o penalizaciones tras cada legislatura a cada partido o al sueldo de los políticos en virtud de haber cumplido o no con su programa electoral (lo que sería un control de calidad, que muchas profesiones hemos de pasar cada año).

· Incompatibilidad total de ostentar cargos políticos con los negocios personales y/o familiares.

· Eliminación de órganos superfluos (Senado) y cargos (consellerias redundantes, calientabutacas en las administraciones, etc.).

· Centralización de oficinas. En Palma (y en cualquier lugar del país, me imagino), es una muerte hacer algún trámite que implique visitar diversas consellerias o ministerios -o lo que sea- porque cada una tiene su delegación en su sitio diferente. Sólo para presentarme a Art Jove algunos años atrás, tuve que llegar a visitar hasta 3 oficinas diferentes porque se habían mudado otras tantas. Centralizando las oficinas, haciendo algo así como una "ciudad de la administración" (a modo de las "ciudades de la justicia" que hay en algunas poblaciones) quizá se ahorraría en alquileres de oficina y en tiempo y dinero en desplazamientos.

· Suspensión de convocatorias artísticas durante tres años, con el consiguiente ahorro en premios, dinero gastado en galas, publicación de ganadores (tiradas que luego nadie lee y acaban en el contenedor de reciclaje), publicidad de la convocatoria, etc.

· Inspección escrupulosa de Hacienda de cada cargo entrante y saliente, y de sus familiares más próximos.

· Eliminación de cualquier regalo institucional (cestas de Navidad, etc.) o celebración durante tres años.

· Auditorías de calidad hechas por auditores externos que validarían el buen funcionamiento de la burocracia administrativa.

Bueno, estas serían mis medidas. Puede que sean infantiles, parciales o estúpidas, pero para eso tenéis aquí abajo los comentarios: para opinar.

4 opiniones:

Sonja dijo...

Vaya, pues para no interesarte has hecho un vademécum.
El otro día estaba pensando en si existen ciertos paralelismos entre la Alemania de los años 30 que sufrió la Gran Depresión de forma especial, el resultado fue que la sociedad se radicalizó hacia los dos extremos y los grupos antisistema se hicieron con el poder, así que nunca se sabe.

Yo añadiría:

- Obligación de voto.
- Introducción de cargos seleccionados por sorteo entre ciudadan@s.

Horrach dijo...

Yo metería mano directamente a la política de subvenciones. El otro día leí que la cantidad que se regala en subvenciones en este desastroso país que nos ha tocado es impresionante, llegando al 6 % del PIB. ¿Por qué puñetas nos hemos resignado a que una cantidad enorme de nuestros impuestos vayan a los bolsillos de personas y grupúsculos discutibles? Al menos la Crisis puede beneficiarnos en esta cuestión, convirtiendo la necesidad en virtud. Por ejemplo, en Baleares, a la OCB le quedarán dos telediarios sin el apreciable dinero público que le ha regalado el gobierno en funciones durante años, junto a la Generalitat hasta que cesó Carod. A partir de ahora, que se ganen la vida como los demás.

Horrach dijo...

Una cosa más: es realmente delirante e intolerable que la misma administración que nos exige puntualidad absoluta a la hora de abonar nuestros impuestos luego se permita la licencia de no pagar a sus proveedores durante años. Estos días se está hablando en la prensa local de empresas, contratadas por el Govern, a las que se exigen los impuestos de cantidades que todavía no han recibido... O sea, ¡que no pagan pero exigen los impuestos de esos pagos no realizados! Para que luego vayan cacareando algunos que la empresa privada tiene más fuerza que la administración pública. En España seguro que no (salvo que te llames Botín o Florentino).

Jaimemarlow dijo...

· Bonificaciones o penalizaciones tras cada legislatura a cada partido o al sueldo de los políticos en virtud de haber cumplido o no con su programa electoral (lo que sería un control de calidad, que muchas profesiones hemos de pasar cada año).
Hombre, eso ya existe, y se llaman elecciones, en las que (se supone) el pueblo, titular de la soberanía, vota al partido que mejor lo ha hecho y castiga al que lo ha hecho mal.
Pero supongo que lo que tú estás pensando es en un mecanismo auditor externo que "controle la calidad" de los gobiernos. Si interpreto bien, ¿no crees que eso, desde el momento que sería externo al sistema de partidos, sería profundamente antidemocrático, ya que en nuestro país la democracia se encauza a partir de los partidos?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...