11.5.09

La cultura e internet

Al hilo de la desfachatez última de la SGAE he leído dos interesantes artículos sobre la dirección que va poco a poco tomando la mal llamada industria cultural en esta época. Uno es La cultura del cambio, que podéis leer aquí; en él, el autor, quizá de forma algo demasiado optimista, enfrenta la teórica crisis del sector con los datos que parecen indicar que, de alguna forma, las alternativas hacen que la gente se haya buscado la vida y de hecho nos estemos culturizando más (leyendo más, viendo más cintas en versión original). El otro artículo se titula La mulada cultural y lo firma un guionista de televisión. Coincide cone l anterior en que el paradigma del negocio en el mundo de la cultura ya ha cambiado y "si no se reacciona rápido y se ofrecen alternativas al P2P, será difícil convencer al público de que pague por algo que antes tenía gratis". En este último caso, se deja bien claro que el uso de las nuevas tecnologías no tiene por qué menoscabar la compra de música, libros o películas (como siempre he defendido). Dos buenos artículos que os invito a leer.

3 opiniones:

Werewolfie dijo...

Creo que tú justamente eres un buen ejemplo... Vuestro Lovecraft estuvo -y ahí sigue- en la red, para que quien quiera lo lea gratis et amore... Y, sin embargo, su edición en papel ha sido un exitazo, supongo que estarás de acuerdo. En casos así, curiosamente, la generosidad a la hora de compartir el trabajo propio redunda en el propio interés; supongo que más de uno podría tomar nota. ;)

P. S. enhorabuena por la próxima aparición del segundo Lovecraft, supongo que en el Saló os hincharéis a firmar ejemplares. :) Lo que me gustaría saber es si vas a embarcarte en algún otro proyecto, aparte de Howie y sus colegas...

Jokin dijo...

Werewolfie me acaba de pisar el comentario :·)
O cómo estamos dispuestos a pagar por lo que era gratis si la plusvalía lo merece.

Cisne Negro dijo...

Sí, supongo que tenéis razón con lo de EJL. Yo soy partidario de conocer antes de comprar. Demasiado dinero gastamos en discos (por poner un ejemplo) de los que apenas sabíamos nada y que luego resultaron un fiasco. A las discográficas les gustaría que eso siguiera, pero nunca más, nunca más. Más bien lo contrario: lo que me gusta, lo compro, porque lo conozco. Por eso me gusta Lo mismo para las películas. En materia impresa, quizá no leerlo todo, pero sí haber leído reseñas es interesante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...