20.5.09

1.000 alas negras, three thousands days

Con éste, ya hemos rebasado los 1.000 posts en este blog. Han sido 3.000 días desde que empezó Cisne Negro como bitácora en 2001, después de que la página original en Dreamers se pusiera en marcha unos quizá dos años antes. No quiero hacer una entrada de estadísticas, visitas y cantidad de comentarios recibidos para demostrar lo guay que soy, para eso hay gente que lo sabe hacer mucho mejor. Quería dedicar este post a la gente con la que he compartido tanto tiempo y espacio virtual, con la que he cruzado tantas y tantas letras en estos ciberarrabales internáuticos. Soy consciente de que este post va a ser un coñazo, pero quedará por su valor testimonial. No tenéis que leerlo si no queréis. Quiero darles las gracias y saludar desde aquí a todos aquellos que hemos compartido enlaces, visitas, puntos de vista, comentarios; a todos los que hemos hecho, en definitiva, parte del camino juntos. Y en primer lugar, a Ramón Buenaventura, el escritor y bloguero de pro, que dio inicio a mi interés por mi formato allá por el año 2001, cuando tenía su sección de informática en El Semanal. A pesar de que no paso muy frecuentemente por su blog, sus reflexiones sobre la lengua y sus enlaces la siguen haciendo, ocho años después, como un referente. De la lista de Buenaventura pronto surgieron algunos nombres, que siguen siendo para mí los "decanos" en esto de bloguear, y, porque, además, siempre tienen algo interesante que contar. Como mi buena Jueves Addams y su blog La Hispaniola, que sigue ahí, desde 2002, dándonos sus impresiones al vuelo de sus viajes y de sus lecturas. Jueves es una lectora impenitente, y eso me encanta (y de la misma forma, su alter ego más evanescente en Sebastopólidas). Danuto y su Carpe Diem también es otro de esos perros viejos que aún dan guerra después de ocho años, siempre descubriéndonos nuevos talentos del arte, y, desde hace unos años, ofreciendo su visión del mundo en las viñetas que realiza. Como la que tiene Otis B. Driftwood y su pasión desbordada por el cine en La remington de Joe Gillis.

De mis cercanías geográficas, ahí están mi hermana en su Bad Movie Scene, un tanto abandonada, como el siempre brillante Rorschach en El abismo te devuelve la mirada. Me saben mal todos esos abandonos, voluntarios o no, de esos blogs que tanto ofrecían y que un buen día callaron, y que esperan, como un paciente amigo en forma de libro, que sean vueltos a retomar: Las segundas partes de Paz, o las pastillas de. Dr. Wofyu, o el racó de mi compañero Josep Pizà. Como perdido por el camino quedó ese espejo y su mirada, o aquel emboscado, a los que espero que algún día volver a leer metamorfoseados en algo nuevo. Mientras, Angel Prowler y Horrach siguen buceando entre filosofías, como el amigo Juan Planas nos sigue ofreciendo su opinión en su Telaraña. Félix divaga de cine en La Ruina de la Familia; Ivis nos habla de sus vínculos con Latinoamérica... Y luego están los locos amenos y sus debilidades por la hoja impresa: Guillem March, nuestra licántropa favorita y su show, los chicos de Gotham y Normma, la gente del mundo del cómic que hemos ido conociendo.


Y no puedo olvidar a la gente que, estando lejos, me han ofrecido su amistad, tan cercana que no puede pagarse de forma material. Kyra, Maria, Medusa, Ligeia, Anna, Montse... Y tantas otras personas que están ahí y a las que visito en silencio, porque el tiempo es el asesino en la muñeca. Una mención aparte quiero tener con el grupo que, sin quererlo, se convirtió en un núcleo de cultivados maestros de la decadencia. Gente que brilla con especial luz tanto por la simpatía que sus referentes me causan, como por su validez dentro del campo que dominan. Son los casos de Dhaunae de In the Name of Goth, el joven poeta maldito Luis Asenjo de Yo soy el imperio..., la vieja brujita Darwi O. de Malleus Maleficarum, la simpar doctora Ten Brinken, la tríada de las artes oscuras Amoelbarroco, Horror Vacuii y Amanda, o mi sección filológica particular con La reina de la disculpa o la Salomé asturiana de La cabeza del bautista. Para mí sois referentes de cómo tienen que ser las cosas.

Esto no sería una especie de celebración/balance sin tener un recuerdo para todos aquellos que durante estos años se han ido: a mis abuelos, personas trabajadoras y afables que nos dejaron su memoria y también su ejemplo, a Edwin, que dejó tanto por hacer; a Luis, cuyo magisterio brillante nos ha dejado este año huérfanos a muchos. Y tantas otras personas que entraron en mi vida y de la misma forma salieron desde ese ya cada vez más lejano 2001 que poco a poco se aleja en nuestra memoria: no os menciono, pero os tengo presentes, sé de esos días que vivimos (y de esas noches), de los buenos momentos y de las discusiones, de esas amistades efímeras o rotas por tonterías... Tránsitos vitales que son inevitables y que asumo y celebro, porque sólo nos queda eso mismo.

También pienso en los proyectos que se intentaron y que no llegaron a puerto, en las ideas y las esperanzas puestas en cada nueva idea, que nos daba aire y motivos para seguir adelante: todo aquello que al final no fue, es igualmente un paso más en el camino.

Por último quiero disculparme por si alguien no se ve reflejado o enlazado: no os lo toméis a mal, porque he intentado no olvidarme de nadie, pero hacerlo es inevitable. Pero estáis en los enlaces habituales, y eso es lo que cuenta, no unas palabras de compromiso que pueda decir.

A lo largo de los años, este proyecto ha ido mutando. Fue fanzine, fue página web, y ahora blog, ya desfasado con los tiempos, pero blog. Cisne Negro nunca será una bitácora mediática, ni creo que lo tenga que ser. No es su propósito. Me basta con que, de vez en cuando, ilumine con luz tenebrosa el camino de unos pocos internautas. A partir de aquí, el resto es misterioso. Tenemos todo el futuro por delante para ver cómo irá, qué se desarrollará, qué manera de hacernos presentes tendremos en el devenir. Espero poder averiguarlo con vosotros. Gracias a los fieles en el tiempo y gracias a los lectores recientes; incluso al lector casual que llegará aquí buscando cualquier otra cosa en Google. Gracias a todos por pasar por aquí, de verdad.

14 opiniones:

MeDuSa The DollMaker dijo...

Guapooo!!! Sepsiiii!
Felicidades por el bloganiversario! Este sitio es siempre enriquecedor. Yo no cambiaría un ápice ni el diseño ni los contenidos...
Y gracias por mentarme. Seguiremos al otro lado, siempre expectantes!

Jaume dijo...

Jo, jo, ya ha valido la pena sólo por la primera foto: Josep Oliver es el Chris Cornell mallorquín!
Molt's d'anys!

Cisne Negro dijo...

Gràcies a tots dos. Jaume, he hagut de cercar qui era :P

Hator dijo...

Well, nos seguimos leyendo cuando rebases el post 2000, no? ;)

The Prowler dijo...

Fotre, tio, quin post més guapo i emotiu. Gràcies!

Signat,
un llunàtic.

andreu dijo...

Enhorabona per la continuïtat (i gràcies pel record).

kyra dijo...

Ains que em fas plorar pedorro!!!

^^

kyra dijo...

Por cierto, en la foto de arriba haces pinta de psicópata asesino de la catana XD

Rosalie dijo...

Gracias por la senda finisecular ;). Reconozco que te seguía desde hacía mucho antes de abrirme yo misma el blog.. si es que la filología tira mucho, aunque esté como esté hoy en día.

¡Besos!

Y de asesino de la katana, nada :P

Rorschach dijo...

Que potitoooooooooooooo!!!
Brindemos por ello

Enhorabuena compañero del metal y sigue así! ;)

(y gracias tb por el recuerdo jejeje q al parecer yo tenía un blog y todo :p)

Horrach dijo...

Enhorabuena, Josep, por tan prolongada constancia. Y un placer ser mencionado en esta entrada, desde luego.

saludos

maria dijo...

Per molts mils! Si mal no recordo, la primera vega que vaig sentir a parlar d'un blog va ser del teu! Que cada dia sigui fi de segle :)

J.Addams dijo...

Llego tarde a la celebración, pero llego, de alguna manera!
(y sigo viva, aunque escriba poco y comente menos)
un saludo grande

Dhaunae dijo...

Jobar, siento no haberte leído antes, encima de que tienes la deferencia de mencionarme (¡muchísimas gracias!), con la ilusión que me ha hecho.

Esto de cambiarse de país qué malo es. A ver si llega pronto agosto, me cambio a mi casa (espero que) definitiva y retomo en condiciones mis hábitos internetiles.

Enhorabuena por tu trayectoria. Porque aparte de perseverancia tienes talento. :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...