24.8.11

Carta a Benedicto

Estimado Benedicto,
Posiblemente recibas muchas cartas de admiración hacia tu labor de apostolado. Ignoro si las contestarás todas, e incluso si las leerás. Pero, después de ver el despliegue del cual has sido protagonista estos últimos días en Madrid, no he querido ser menos, y te envío esta carta para que podamos compartir una serie de reflexiones que me vienen a la cabeza. Todas desde el cariño y la humildad, por supuesto.
No sabes lo mucho que has alegrado nuestro país con tu visita, Benito. ¿Te puedo llamar Benito? Seguro que me lo permitirás. En España, sobre todo, se ha alegrado mucho un canal de televisión que siempre está predicando el apocalipsis, ¿sabes? España se hunde, España se rompe... La juventud sucia y perrofláutica parecía que había tomado la calle estos últimos meses, pero con tus jornadas hemos visto, como ellos nos indicaron, la verdadera juventud de España: una juventud limpia, sana, esperanzada, no rencorosa. Seguramente los restos de botellones que algunos testimonios han visto estos días por las zonas de acampadas de peregrinos mentían: los jóvenes cristianos no beben, no se drogan, no ensucian. Quizá incluso no se hubieran sentido mal por pagar un abono normal de transporte como cualquier otro turista que llega a la capital, ¡qué demonios!, como cualquier hijo de vecino que viva allí. Pero tu visita, Benito, nos iba a reportar mucha entrada de dinero, según algunos, por lo que qué más da. En fin, te decía que, al menos, el canal que siempre nos advierte sobre la destrucción del país por las hordas comunistas, masónicas y ateas, por unos días ha estado henchida de alegría, inflada como un pavo de poder retransmitir en directo todos los acontecimientos que tu visita generaba. Ya por eso valía la pena que vinieras.
Y es que la has liado bien en Madrid, Benito. Viendo las imágenes de las calles llenas de gente, con sus banderines, sus canciones, su euforia por estar cerca de ti, las horas de cola, las esperas bajo el sol para verte de refilón pasando con el batmóvil... Entre tú yo, Benito... ¿O prefieres Joseph? ¿Quizá Pep, podemos hablar de Pep a Pep? Entre tú y yo, digo... ¿No crees que te has pasado un poco? Quiero decir... ¿Un escenario de cientos de metros en un aeródromo, con una especie de ola gigante como si estuvieras partiendo las olas del Mar Rojo? ¿Esos tronos, todo ese boato, Benito? Cuando ibas viendo las tomas generales de la multitudes enfervorizadas por, no ya escucharte, porque estabas a cientos de metros, sino por estar cerca de ti; al ver esos planos aéreos de millones -¡millones, nos decían!-¿no pensabas que las cosas se habían salido un poco de madre? Porque, vamos a ver, Benito... ¿no crees que celebrar tu llegada como si fueras el mismísimo Mesías es un poco... no sé... idólatra?? Quizá, sólo quizá ha sido todo un poco excesivo, porque, después de todo, no eres ningún santo (no quiero que me mal entiendas, lo digo de forma literal, no creas que voy a reprocharte, como muchos, tu pasado nazi), no tienes superpoderes... Vale, puede que te parezcas un poco al Emperador Palpatine cuando era más joven, pero aparte de eso, sólo eres el jefe de un culto religioso, como el Dalai Lama o... como quiera que se llame el jefe de la iglesia ortodoxa. ¿Tu palabra es dogma? Para algunos parece que sí, pero yo no acabo de entender esta divinización que quieren conseguir contigo y que tú aceptas de forma estoica y quizá en el fondo algo placenteramente.
Nos dices en uno de tus numerosos discursos que no se puede ser creyente sin estar en la Iglesia. Vaya, Benito, eso me parece un poco atrevido, ¿no crees? Entiendo que quieras conservar tu franquicia (como decía un amigo), pero tu osadía me parece excesiva. ¿O estás conmigo o estás contra mí? Mmm... Una persona inteligente como algunos afirman que eres debería saber que no está bien manipular de esta manera. Como el mismo lema de tu reunión de amigos: la JMJ. Jornada Mundial de la Juventud. ¿De qué juventud? ¿De toda? De toda creo que no, porque nuestros amigos de la televisión apocalíptica insistieron en que hay dos juventudes: la perdida (ateos, vándalos) y la sana (la que te venía a ver). Además, tus peregrinos lo cantaban: "Ésta es la juventud del Papa". Deberías haberlas llamado Jornada Mundial de la Juventud Católica, ¿no crees? Más que nada por no crear equívocos y que se sumaran a la visita, no sé, alguna organización de boy scouts despistados, o alguien que pensara que todo aquello eran unas jornadas masivas de rol en vivo. ¿Cómo dices? ¿Qué se podría haber usado "Juventudes Cristianas"? Mmm... no, ¿sabes? Ésa es otra. En literatura lo llamamos sinécdoque. Es una figura retórica que nombra la parte por el todo. Es decir, cristiano por católico. Pero creo, Benito, que aquí, la intención de tu grupo no es inocente al elegir una cosa u otra. No todos los cristianos son católicos. Seguro que tú lo sabrás mejor que yo, de esto controlas: hay protestantes, hay calvinistas, hay ortodoxos, hay anglicanos... Todos esos, por lo que entiendo yo, también son cristianos, pero no son ésos los que acudieron a ti estos días. Tengo que decirte que, como filólogo, me duele que uses esas las palabras como instrumento para la supremacía de tu grupo.  O sea, ¿no adoráis todos al mismo dios? ¿Por qué hacerles de menos? ¿Es una cuestión de competencia, de tantos por cientos en los mapas? No lo entiendo.
Lo que sí puedo entender es por qué has elegido tu reunión en nuestro país. Ya has venido como dos veces más antes. Supongo que no es porque te guste especialmente el calor que hace en Madrid en agosto. Supongo que nos visitas porque éste es un país de pecadores, que ha hecho diversas reformas que, paulatinamente, han hecho que tu iglesia vaya perdiendo poderes. Además, con este gobierno de izquierdas dándo pábulo a abortistas, homosexuales, gente que quiera divorciarse, hay que defender el modelo que tú representas. Pero dicho sea de paso, cada vez que pienso en el flagrante machismo de tu jerarquía, en la casi exclusividad de lo sexual en lo relativo a tu moral, en la importancia que le estás dando a volver a los ritos más rancios (que si misas en latín, que si dar la espalda a los asistentes a la eucaristía, etc.), me digo ¿esto es lo que hubiera querido Jesús? ¿Como representante de Dios en la Tierra, Jesús te ha dicho que los  homosexuales son enfermos y deben frenar su concupiscencia porque es contranatura; que hay que reservar para descubrir dentro del matrimonio una cosa tan importante para la pareja como es la sexualidad, etc? Pensaba que, ya que hablas de cristianismo, las enseñanzas de Cristo, como el resto de grandes maestros, versan, en el fondo, sobre ser buena persona, y no sobre dónde y cuándo metes qué. Vamos, no sé, es mi impresión.
Por cierto, no sé si lo sabes o te lo han contado, pero después de que te marchases de Madrid, el fin de fiesta lo organizó el Camino Neocatecumenal. Los kikos, vamos. El fundador de este grupo cameló a tu predecesor y le convenció de que era sólo un "itinerario de formación católica", consiguiendo su visto bueno, cuando en realidad es un grupo fundamentalista, ultraortodoxo y fuertemente reaccionario (comparado con ellos, el Opus Dei es un grupo de nenazas comunistas) que se cree en posesión de practicar el verdadero cristianismo y que, a la postre, comparte sospechosamente muchas características con la definición de secta destructiva: líder carismático al que seguir fanáticamente (que además, es el autor pictórico de todo el atrezzo religioso que se usa en sus reuniones), separación de la comunidad de las personas que no pertenecen al grupo, pago de un diezmo a la comunidad, adoctrinamiento de los miembros en reuniones semanales, etc. En el espectáculo que ofreció Kiko Argüello -el hombre de la camisa negra, cual siniestro Johnny Cash- incluyó su afirmación de que Dios le ha dicho que hay que enviar 20.000 sacerdotes para evangelizar China (al momento tenía 8.000 ofrecimientos de vocaciones). Cuando lo leía, no podía evitar recordar una escena, creo que era de La colmena de Cela, donde unas señoras están reunidas y ponen algunas monedas en esas huchas con forma de cabeza de niño "para ayudar a los chinitos", que, pobres de ellos, viven en el infierno ateo. Benito, deberías tener cuidado con quien privilegias en tu organización. Creo que los extremos nunca son buenos, y este grupito representa la cara más intolerante de una Iglesia que se retrotrae a los momentos de la Edad Media.
Pero, ey, igual está bien que todo sea así. Una vez el escritor Cristóbal Serra nos contaba en su casa que quizá lo más definitorio de la Iglesia es precisamente su apego a la tradición, y sin esa tradición obsoleta y rancia no sería ya la Iglesia católica, sería otra cosa. En fin, tú sabrás, que eres el mandamás del cotarro. Yo, por lo pronto, te dejo mis impresiones y ya me dirás qué piensas de ellas.

7 opiniones:

Maet dijo...

Ciertamente, hay cartas que se han escrito para ser leidas, es una gran lástima que esta probablemente se quede en el "Spam" del Vaticano. Chapó por escribir lo que todos pensamos.

AnnaRaven dijo...

Me quito el sombrero ante la carta, estupenda. Gracias :)

Alvaro dijo...

O sea, pz mira cisne, o sea, como que está muy larga ¿no? A la mitad ya me dio ganas de dejarla y poner algo de Lady Gaga, porque, o sea, pz está muy largota ¿no? ¿Tu crees que Benito tiene tiempo para leerla con todos los rezitalez que hace? Ah, yo soy de la jubentú ladygageana y no me avisaron nada, y parece que el reci de Benito estuvo super cool.

Ignacio Carranza dijo...

Muy buen post

Gonzalo dijo...

Muy buen post, y gracioso. Aunque no estoy de acuerdo con el contenido.
Me gustó cuando el Papa dijo que no olvidáramos el verdadero protagonista de estas jornadas: Cristo.
Y yo lo entiendo así.
No he sido de los que gritaban enfervorizados. He sido de los que han escuchado sus palabras y me han dado un poco de luz, y un poco de ganas de entregarme a los demás.
¿Es la Iglesia Católica la verdadera? ¿Existe una única verdad? ¿Puede existir y no existir Dios? ¿Es cierto que las palabras del Papa ayudan a muchas personas a entregarse a los demás? ¿Busca el Papa con todo esto más poder? ¿Trata de acercarnos a Cristo? ¿Es realmente el Papa el vicario de Cristo en la tierra? ¿Existe lo bueno y lo malo? ¿Es la moral relativa?
No tengo ninguna duda de que al Papa le gustaría leer tu carta, y no le importaría sentarse contigo para hablar de todos estos temas.
Supongo que, como tú, conozco muchos católicos y no católicos que son más buenos que el pan.
Personalmente me repugnan los medios de comunicación con su maniqueísmo radical: en eso estamos de acuerdo.

Alvaro dijo...

Mucha gente, a ver... haciendo cuentas... millones, está acostumbrada a identificar a Dios con la Iglesia Católica y no se dan cuenta de que Dios es Dios con o sin iglesia. Lo digo como creyente, bautizado católico y no practicante.

Gonzalo, creo que las preguntas que haces no importa contestarlas, justamente por lo del párrafo anterior. No sé que opinas. No estoy siendo contestatario, aunque lo parezca por el tono, así que no te enojes; es sólo mi opinión.

"¿Puede existir y no existir Dios?" :D JAJAJA la típica pregunta para discutir con los creyentes. O también podría ser así: Si Dios lo puede todo ¿También puede dejar de existir? Como siempre digo (aquí no, en otros lugares frikis): primero aprendamos a limpiarnos los pañales como humanidad y recién pensemos en las cosas difíciles.

KristOmertà dijo...

+10.000

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...