7.7.16

Diario de lecturas (XIII)

Después de leer Monstruos en el oeste, recopilación de novelas de a duro de Donald Curtis (Juan Gallardo Muñoz) de temática weird western que ha publicado Alberto López Aroca, me picó el gusanillo por descubrir más de esta literatura pulp castiza. Estos bolsilibros, que ya conocía porque mi abuelo paterno era aficionado, eran una institución en nuestro país, y algunos de sus autores, entre ellos Gallardo o el legendario Marcial Lafuente Estefanía, llegaron a publicar más 2.000 (¡dos mil!) novelas de este formato y estilo. Evidentemente, no es alta literatura, pero eso no quiere decir que no tenga cosas interesantes que destacar. Y es que, cuanto mayor me hago, más me gusta lo pulp y la serie b-z.
Resulta que en el punto de biblioteca/bookcrossing de mi centro de salud, encontré dos bolsilibros: uno del mencionado Donald Curtis, pero esta vez de temática de piratas, y La sirena y la muerte, de Larry Hutton, pseudónimo de Eugenio Sotillos Torrent. Como llevaba ya siete novelas de weird western, me decidí por este último.
La sirena y la muerte cae dentro de la categoría que Andrés Peláez llama "falso weird western", puesto que la única concesión a la fantasía que tiene la novela es su título. La sirena a la que hace referencia es en realidad una chica a la que el protagonista pilla desprevenida bañándose en un río, en una secuencia cuanto menos tópica. Por lo demás, se trata de una novela del oeste prototípica. Comparado con Donald Curtis, Hutton tiene algo menos de pudor en las escenas subidas de tono (sólo algo menos), pero igualmente presenta un desfile de personajes estereotípicos y maniqueos. Eso sí, el protagonista, Steve Shane, es un pistolero asombroso y de un carácter salvajemente resolutivo e indomable: es mucho más atractivo que todos los de Curtis juntos. El libro se acerca más a la serie negra de un Mickey Spillane que a otra cosa: con todos los malos tragando plomo gracias a la pericia del protagonista. Si a eso le añadimos el pequeño toque de crítica social que se hace al defender a los indios de las reservas de la explotación y hacinamiento a que están sometidos, la novela cumple con su objetivo: entretener de forma correcta una tarde de verano. Su lectura me ha reafirmado en mis ganas de seguir investigando estos pulps cañís. 

1 opiniones:

Jokin R. González Cantón dijo...

A mí también me encanta el pulp español. Recuerdo haber leído un buen puñado de las de ciencia ficción en su momento, y reencontrarme hace poco con ellas. Me acabas de descubrir que "Rancho Drácula" de Silver Kane (Francisco González Ledesma) tiene su propio subgénero, el falso weird western...

Una de mis ideas con Mil Monos era escribir un puñado de ellas, bajo pseudónimo, al precio más tirado que pudiera ponerle, recuperando el espíritu de libritos de "usar y tirar". Y luego la vida me pasó por encima... ¬_¬U

Me anoto el Monstruos en el Oeste, gracias ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...