5.3.15

Forzando los límites del black metal - Reseñas extreñas mínimas (XIII)

Intentando conciliar la vida familiar con el trabajo, a uno cada vez le queda menos tiempo para sus aficiones. Siempre he tenido mucha inquietud en cuanto a la música y a descubrir nuevos sonidos, géneros o bandas. Cuando fui metiéndome en el mundillo del metal extremo, un proceso muy paulatino fruto de muchos años en los que mi gusto ha ido evolucionando y abriéndose a nuevas sonoridades, tenía la sensación de que entraba en un coto inmensísimo que no tenía límites, y cuanto más me metía, yo, que pensaba que sabía algo de música, más me daba cuenta de que no sabía nada en absoluto. Algo parecido me ocurrió cuando decicí meterme en los 1001 discos que hay que escuchar antes de morir. Y es que el manantial de la música es inagotable.
Pero la cabra siempre tira al monte, y de vez en cuando, a uno le da por volver a chequear qué es lo que va saliendo, cuáles son las novedades y tal. Algunas veces he ido repasando algunas novedades, pero me doy con un muro, porque lo que escucho no me interesa en absoluto, me suena trillado, aburrido o simplemente mediocre.
Cuando encontré la lista de Rate Your Music titulada Black Metal with a difference, pensé que había hallado un buen filón. De todos los géneros extremos, el black metal es mi favorito con diferencia, y a pesar de ser ruidoso, oscuro y diabólico, hay algo de acogedor en él que me hace sentir bien cuando lo escucho. Sí, me hace sentir como en casa. Raro, pero es así. Y si hay otra cosa que me gusta en el metal aparte del black, ésa es la fusión. Por eso, esa lista de bandas "with a difference" tenía por fuerza que contener cosas interesantes. Y no me equivoqué.
Las bandas listadas en dicha página (que complementé con esta otra lista, Weirdo Metal) son en su mayoría grupos desconocidos que han mezclado el black metal con otros géneros como el noise, el krautrock, o incluso el punk; y me han entusiasmado como hacía mucho tiempo que no había hecho ningún descubrimiento musical. La sensación de euforia por encontrar nuevos sonidos, y la certeza de que aún hay muchos más esperándome, me anima y me pone de buen humor. Me encanta esa sensación. He aquí algunas pinceladas de cosillas que he ido escuchando a partir de la lista mencionada:

· Menace Ruine: De todas las bandas que he descubierto esta última semana, ésta ha sido la más interesante, la que más he explorado, y la que más mono me ha producido por seguir hipnotizado con sus canciones. Menace Ruine es un grupo de Montreal que ha ido oscilando entre el black metal y el drone; cada álbum es un grado diferente en esta mezcla extraña que contempla más ingredientes y que en ocasiones suena a un extraño híbrido entre Dead Can Dance, OM, Sun O))) y el black metal. Discos recomendados: The Die is Cast, Alight in Ashes, Cult of Ruins, cada uno con su matiz, siendo este último el más cercano al black metal. Tenéis algunos de ellos disponibles en Grooveshark.

 
· Nuit Noire: clones de Christian Death ha habido muchos en el mundillo gótico, con diferentes grados de éxito en su homenaje/imitación, pero ¿y si Rozz Williams hubiera participado en un banda de black metal? La respuesta es Nuit Noire, este dúo francés que combina estructuras y voces más post-punk con guitarras y baterías blastbeat de black metal. Las letras, por lo que he leído, han sido algo denostadas porque hablan de hadas y trolls, pero como no entiendo nada, pues para mí están bien. En Grooveshark también hay material suyo disponible.


· Ahulabrum es una banda de esas que demuestra que el black metal es algo más que un género. Todo el mundo asocia este tipo de música en el mejor de los casos con el satanismo y en el peor a la xenofobia, pero ejemplos como la anterior banda, los alemanes Carach Angren (cuyas letras giran en torno a sucesos sobrenaturales), todo el unblack metal o Ahulabrum demuestran que la música es un vehículo expresivo controvertido pero polifacético. Este grupo norteamericano centra su temática en el avistamiento de ovnis y el contacto con entidades extraterrestres. Su música es un muro de sonido saturado de baja fidelidad, con extrañas cadencias y voces guturales que se arrastran por un paisaje crepitante. Una de las reseñas de su disco The Transivity of Strangeness en RYM (todas son muy interesantes) dice: "This is absolutely one of the strangest recordings i've ever heard.  Eerie chanting and moaning with no discernible language or meaning behind it over drowned drums that just sort of pound away in the distance with formless guitar fuzz over the top all drenched in so much reverb that you almost can't tell one "instrument" from another.  Not to mention all the weird sounds effects and strange noises that pop up all over the place.  Oh, and it's about UFO's. But, you know what? Something about this really works." Con eso está todo dicho. Hay muy poca cosa para escuchar online, entre ellas esta canción en youtube.  

Y hasta aquí el repaso a estas músicas extrañas y extremas. Algún día de estos, nueva dosis. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...